Gira tus Finanzas

¿Qué debes saber sobre el destino de las cuentas bancarias inactivas? ¿Por qué se iría a un fondo de seguridad pública? ¿A dónde se iba antes?

Actualmente el dinero de las cuentas bancarias inactivas, ya sean de nómina, ahorro, inversión, que no se reclaman en seis años se va a la beneficencia pública si no rebasa los 51,861 pesos y si excede esa cantidad el banco se queda con el dinero.

¿En qué consiste la reforma al artículo 61 de la Ley de Instituciones de Crédito y que tiene que ver con el destino de las cuentas bancarias inactivas?

Actualmente si una cuenta bancaria está inactiva durante tres años el banco envía el dinero a una cuenta concentradora o global de la institución donde hará uso de los recursos, si después de tres años de estar ahí nadie lo reclama y la cantidad no rebasa los 300 días de salario mínimo, es decir, 51,861 pesos se envía a la beneficencia pública, pero si el monto es mayor, entonces se queda en la cuenta global de la institución bancaria y el banco dispone de esos recursos, explicó Óscar Rosado, presidente de la Condusef.

Lo que se propone es que si después de los seis años de inactividad y que nadie reclame el dinero de la cuenta, la cantidad a enviarse a la beneficencia pública aumente a  540 Unidades de Medida y Actualización (UMA), unos 51,958 pesos.

Y si el dinero es mayor a 51,958 pesos en vez de que el banco se quede con él, en su cuenta global y se sume a su capital, se envíe a un fondo de seguridad pública, el cual se dividiría de la siguiente manera: 45% del dinero será destinado para la Federación, 30% para los Estados y 25% para municipios y alcaldías, según la propuesta de reforma al artículo 61 de la Ley de Instituciones de Crédito.

Dos cosas importantes a saber: el dinero seguirá yéndose a la beneficencia pública, pero aumentaría el monto máximo a enviarse a 51,950 pesos, lo otro e importante es que en vez de que los bancos se queden con el dinero que exceda esa cantidad, de aprobarse la reforma, lo tendrán que enviar a un fondo de seguridad pública.

¿Por qué son importantes los beneficiarios?

Si tienes una cuenta bancaria o algún otro servicio financiero siempre te pedirán que registres quién será la o el beneficiario, en caso de que mueras, de los recursos ahorrados, invertidos o de las sumas aseguradas cuando se trate de un seguro.

Pero no sólo basta con registrar a un ser querido, que puede ser familiar, amigo, amiga o pareja, sino que siempre debes informales que ellas o ellos serán las personas que podrán reclamar tu dinero cuando fallezcas.

Con esto ayudarás a que los trámites que tengan que realizar sean más ágiles y tengan que evitar procesos lentos y complicados con algunas instituciones.

Para saber si eres beneficiario de una cuenta bancaria la Condusef tiene disponible el servicio de “Solicitud de búsqueda de Beneficiarios de Cuentas de Depósito (BCD)” donde puedes iniciar un trámite para solicitar esta información y la cuál se te podría entregar en un plazo de hasta 60 días.

Author